Honroso que la Cineteca del Cecut lleve el nombre de Carlos Monsiváis

Honroso que la Cineteca del Cecut lleve el nombre de Carlos Monsiváis
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

** Beatriz Sánchez Monsiváis, secretaria de la Asociación Cultural Museo El Estanquillo y prima del escritor, participó en la conmemoración del noveno aniversario de la sala.

TIJUANA, B.C.- “Para la familia es un orgullo y un honor que la Cineteca del Centro Cultural Tijuana lleve el nombre de Carlos Monsiváis”, aseguró Beatriz Sánchez Monsiváis, secretaria de la Asociación Cultural Museo El Estanquillo y representante de la familia del escritor, cuyo décimo aniversario luctuoso se conmemoró este año.

En tanto, la sala de cine Carlos Monsiváis cumplió este lunes 7 de diciembre 9 años de haber abierto sus puertas y con ese motivo el Cecut, organismo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, transmitió una videoconferencia en la que tomaron parte el coordinador de la Cineteca Tijuana, Carlos Sarabia Quiroz, y la mencionada Beatriz Sánchez Monsiváis, quien administra el legado del escritor.

Titulado “El recuento de los años”, el video conmemorativo ofreció un balance de las actividades presentadas en esta sala, los homenajes rendidos a grandes figuras del celuloide y de los directores de cine que han pasado por ahí, Arturo Ripstein, Felipe Cazals, Paul Leduc y Alfonso Arau, entre muchos otros.

Transmitida por medio de la cuenta de Facebook cecut.mx, en el marco de la campaña nacional Contigo en la Distancia de la Secretaría de Cultura federal, la videocharla prestó atención a la importancia de la Cineteca Tijuana como plataforma de promoción del talento regional en el campo de los medios audiovisuales y la cinematografía.

“La sala Carlos Monsiváis se inauguró más de un año después del fallecimiento del escritor, pero seguro le hubiera encantado”, se aventuró a conjeturar Sarabia Quiroz, porque “está en un lugar del que él fue un asiduo visitante y seguramente habría estado de acuerdo en que esta frontera contara con un espacio donde se exhibiera el mejor cine, tanto mexicano, como internacional y también el talento emergente”.

¿Qué significado reviste que una Cineteca en la frontera lleve el nombre de Carlos Monsiváis?, preguntó Sarabia a su interlocutora, quien refirió que ella estuvo presente en su inauguración hace 9 años; “fue una emoción muy grande no solo estar en esa sala, que me parece preciosa, sino por visitar nuevamente el Cecut, que siempre es un acontecimiento cultural importante por las exposiciones que presenta, el lugar tan hermoso y todo lo que significa este centro cultural.

“Yo creo que de toda la frontera norte, solo Tijuana tiene un centro tan importante como el Cecut, y el hecho de que albergue una Cineteca que proyecta cine de primera calidad, cine para reflexionar y disfrutar, es muy importante y para Carlos (Monsiváis) habría sido un gusto enorme saber que hay una sala que lleva su nombre”, sentenció la secretaria de la Asociación Cultural Museo del Estanquillo y prima del escritor.

“Carlos desde muy pequeño fue aficionado al cine, al grado de que ya grande decidió formar en su casa un cine club que él llamo Emma Roldán [actriz fulgurante de la época de oro del cine mexicano], donde se reunía con sus amigos y cada semana veían una película que él elegía y que después comentaban; cuando este cine club terminó él siguió adquiriendo más películas porque consideraba que el cine era tan importante para la cultura como la literatura”, expuso.

Más adelante explicó que “el catálogo de películas del escritor ahora lo difunde la Cineteca Nacional, lo que representa una oportunidad para continuar viendo cine de diferentes autores y países de la colección de Carlos, y esto ha hecho que la visión que se tiene de él se haya enriquecido”.

De la misma forma, la Fonoteca Nacional tiene bajo su resguardo la colección de discos de Monsiváis, que junto con las diversas colecciones del Museo del Estanquillo, la Biblioteca México que salvaguarda su archivo, y la reunión de todos esos acervos forman la idea que Carlos tenía de la cultura, puntualizó.

“Y en esa visión de la cultura el cine ocupa un lugar destacadísimo, porque a él le permitía analizar, reflexionar, ver la influencia del cine en la sociedad y ver a la sociedad reflejada en el cine”, indicó Sánchez Monsiváis.

Por su parte, Sarabia Quiroz refirió que la Cineteca Tijuana nació en 2011 como la primera sede de la Cineteca Nacional fuera de la Ciudad de México, en una coyuntura muy especial en la que coincidió, por un lado, el programa de descentralización de la Cineteca y, por otro, la ampliación de la infraestructura del Cecut.

Por lo demás, la sala está equipada con las condiciones para proyectar películas en los diferentes formatos desde lo más moderno, lo digital, hasta cintas de 35 milímetros, aunque ya están en desuso.

Por añadidura, apuntó el coordinador de la Cineteca Tijuana, la sala Carlos Monsiváis del Cecut cuenta con una dulcería cuyo nombre es San Simón 62, que fue el domicilio del escritor en la colonia Portales de la Ciudad de México.

“Una de las características de la cinefilia que distinguió a Monsiváis fue el conocimiento pormenorizado del cine mexicano, norteamericano e internacional, propio de un cinéfilo genuino como lo fue, por eso para nosotros es también un gran orgullo que la Cineteca del Cecut lleve su nombre”, señaló por último Sarabia Quiroz.