INDISPENSABLE PARA LA SALUD LA HIGIENE BUCAL: IMSS

INDISPENSABLE PARA LA SALUD LA HIGIENE BUCAL: IMSS
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Los restos de alimento, la gingivitis, inflamación y sangrado de encías, dan origen al mal aliento y otras enfermedades que pueden ser graves. Al precisar lo anterior, la doctora Lucila Guzmán Rodríguez, estomatóloga de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tijuana, explicó que la mala higiene bucal, prótesis mal ajustadas, amígdalas inflamadas y problemas digestivos son otros factores que originan la halitosis, padecimiento que al no ser tratado a tiempo conduce a la pérdida de dientes.

En el Instituto, subrayó, se promueve la concientización entre los derechohabientes hacia una cultura de correcta higiene dental bajo la supervisión de profesionales en la materia, quienes orientan sobre técnicas de cepillado, el uso adecuado del hilo dental y limpieza con ultrasonido cada seis meses para evitar problemas que causan mal aliento.

Esta actividad forma parte de los programas de PrevenIMSS que tienen como finalidad enseñar a los derechohabientes a cuidar la salud y fortalecer la calidad de vida. “Una boca sana lleva a una mejor alimentación, cuidado del peso corporal y prevención de enfermedades crónico degenerativas”, precisó al agregar que cada año  el Instituto otorga más de 10 mil consultas dentales en Baja California.

En cuanto a la población vulnerable como  diabéticos, hipertensos y embarazadas, se brinda atención especial y programas de acuerdo a su condición de salud.

Indicó que es importante poner atención en síntomas  sencillos como mal sabor de boca al despertar, lenta digestión o problemas en las amígdalas que se inflaman y forman orificios donde se acumulan restos de alimento.

Guzmán Rodríguez advirtió que de no corregir estos problemas, se desarrolla periodontitis severa que causa pérdida del hueso que soporta a los dientes, provoca que las piezas se aflojen, se pierdan espontáneamente o sea necesario extraerlas.

Agregó que los restos de alimento también facilitan la aparición de caries y bacterias que pasan al torrente sanguíneo, afectan al corazón y a las articulaciones.