PAREJAS INFÉRTILES DEBEN SER CANDIDATAS A TRATAMIENTOS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

PAREJAS INFÉRTILES DEBEN SER CANDIDATAS A TRATAMIENTOS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

A nivel mundial el 15% de las parejas son infértiles y de ellas sólo el 30% que son estudiadas tienen realmente las indicaciones necesarias para aplicar a tratamientos de reproducción asistida de baja complejidad como la inseminación intrauterina.

A pesar de ser la primera línea de tratamiento asistido, la tasa de éxito de una inseminación es del 20% en parejas con pronósticos favorables, lo cual se determina por la calidad espermática del hombre y la permeabilidad de las Trompas de Falopio de la mujer, así como una edad no mayor a 35 años.

La Dra. Beatriz Hernández Mendieta, ginecóloga obstetra y bióloga de la reproducción de Vida Instituto de Reproducción Humana del Noroeste, explicó que la inseminación intrauterina es el procedimiento que ayuda al espermatozoide a encontrarse con el óvulo para realizar la fertilización a nivel de las trompas.

Indicó que si bien la tasa de éxito es baja se pueden realizar hasta tres procedimientos cuyos porcentajes son acumulativos, de ser necesario se considera pasar a técnicas de alta complejidad como lo es la Fertilización In Vitro.

En ese sentido, comentó que es común que las parejas confundan la inseminación con la Fertilización In Vitro, por lo que es importante que acudan con un especialista para que sean valorados y se determine el procedimiento más adecuado.

La Dra. Hernández Mendieta refirió que hay que considerar que el ser humano no es la especie más fértil comparada con otras que suelen tener dos o más hijos o crías, su tasa de embarazo es apenas del 10% aproximadamente en condiciones basales y sin ninguna alteración.

Por último, la Ginecóloga obstetra de Vida Instituto de Reproducción Humana del Noroeste agregó que para ser candidata una pareja a la inseminación intrauterina u otro procedimiento de baja o alta complejidad, deben valorarse por igual tanto al hombre como la mujer para determinar cuál es el mejor tratamiento que les ayude lograr el objetivo de un hijo sano.